2×1: LA CORTE FALLA

La Junta Ejecutiva del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba se pronuncia en repudio al fallo de la Corte Suprema de Justicia que beneficiará a los represores de la última dictadura militar con la reducción de sus condenas.

El máximo tribunal aceptó aplicar el beneficio de reducción de la pena conocido como “2×1” a un condenado por crímenes de lesa humanidad, a pesar de que el proceso judicial en su contra y su detención fueron posteriores a la derogación de aquella ley que permitía computar dobles los días de detención a quienes no tenían sentencia firme.

La desaparición forzada de personas y la supresión de identidad de menores (robo de bebés)  son delitos permanentes; el delito se sigue cometiendo hasta que no aparezca la persona desaparecida o hasta que el menor recupere su identidad.

Nos sumamos al rechazo manifestado por los Organismos de Derechos Humanos, en el cual advierten (y  repudian) que la sentencia pueda habilitar reclamos de otros genocidas con el fin de recuperar la libertad bajo el mismo argumento.

Desde nuestra disciplina,  sostenemos la importancia de la ley en la Constitución Subjetiva y la dificultad que implica realizar un duelo cuando una pérdida ocurrió en forma tan traumática e inesperada. Conocemos de la dificultad de tramitar aquello inexplicable, innombrable, las ausencias y los vacíos imposibles de simbolizar: ¿Cómo  se nombra a alguien que pierde un hijo?…

Se ha escrito mucho sobre la dificultad que implica la alteración generacional en las pérdidas, es decir, el hecho de que mueran antes los hijos que sus padres. Hay acuerdo sobre la necesidad del conocimiento y reconocimiento de cada sujeto sobre su origen y su historia personal y familiar. Es tema frecuente y admitido desde diversas posiciones teóricas, que aspectos ocultos de la historia familiar producen efectos perniciosos en la salud mental de los sujetos, no sólo de esa generación, sino también de las siguientes.

Desde el Psicoanálisis se afirma que la repetición es el efecto del olvido o, lo que es lo mismo, que aquello que no se recuerda tiende a repetirse y que dicha repetición está ligada a la pulsión de muerte, o sea, a la autodestrucción.

La mayoría de las teorías en que como colegas nos referenciamos, sostienen el valor de la cultura y los modelos sociales en las construcciones subjetivas individuales y colectivas; más allá de las teorizaciones de como esto se lleva a cabo.

El valor de la ley, el límite y la verdad, en la constitución individual y social, es indiscutible. En su tarea cotidiana, muchos colegas trabajan en ámbitos educativos con la temática de los límites, de la convivencia, asesorando en situaciones familiares sobre la necesidad de poner palabras a lo no dicho de la historia familiar. Afirmamos como profesionales, la necesidad de que un niño conozca su origen para la construcción de su identidad.

Por otra parte también sostenemos que la ley debe funcionar como resguardo para los sujetos y la sociedad, impidiendo que algunos se apoderen de un lugar de poder despiadado sobre otros; situaciones propias de la psicopatía o sociopatía que muchas veces nos apuramos en diagnosticar. En este sentido, autores  como W. Bion que sostienen que la mentira es productora de psicosis, al impedir la posibilidad de pensar y simbolizar.

Porque reconocemos que los duelos donde se invierte lo generacional son inmensamente difíciles,

 Porque las pérdidas traumáticas son más dificiles de tramitar,

Porque aquellas situaciones en que las ausencias no tienen explicación son imposibles de elaborar,

Porque consideramos que la mentira enferma y la única salida para situaciones de este tipo es la verdad, la palabra y la ley,

 Porque modelos sociales basados en la negación de la realidad y la abolición de la ley sólo pueden engendrar más violencia,

Es que manifestamos nuestro profundo repudio al fallo de la Corte Suprema de Justicia en que se aplica a quienes se apropiaron de la vida de 30.000 sujetos, de los nietos a quienes se les negó y niega su origen y su historia, ejerciendo violencia extrema, y sumiendo a sus familiares y a la sociedad toda en duelo imposible e intramitable con gravísimas consecuencias para el conjunto social.

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

Junta Ejecutiva del CPPC.