Ciclo de Cine Debate en el Colegio LA VIDA DONDE ARDE. PELICULAS QUE AYUDAN A MIRAR

Ciclo de Cine Debate en el Colegio
LA VIDA DONDE ARDE. PELICULAS QUE AYUDAN A MIRAR

EL SILENCIO ANTES DE BACH (ESPAÑA/2007)
A veces pasa. La fatigada magia del cine reverdece y ocurre el inactual milagro que hace de una peli, o de un pedazo de ella, una flecha lanzada al corazón de quien mira. Cuando esto sucede esa flecha no muere en la sola metáfora de un eros o una belleza ad hoc: sigue viva en nosotros; y acaso nos transforme.
Hay en este film del director catalán Pere Portabella al menos tres o cuatro pasajes capaces de ser esa flecha, esa rara flecha. Señalemos dos: → Una escena deliciosa –clásica y moderna, serena y veloz- desde las entrañas mismas de una metrópolis actual: un pequeño trayecto en subterráneo con el vagón copado por jóvenes cellistas tocando: la cámara lúcida, paladeándolo todo. [¡Cuánta pasión en el cine por los trenes!, apuntaba John Berger desde un ensayo-andén imperdible] → La otra escena: Mendelssohn y el carnicero de Leipzig y la historia o la leyenda de un hallazgo, el de La pasión según San Mateo. Esto nos es transmitido a partir del canto –y esa emoción única y elemental que propicia. [Las canciones hermosas son cantadas en una suerte de lengua extranjera, cabría aludir parafraseando a Proust] Un canto entonces, y la cámara que fluye a la par de esa voz, con una serenidad que parece venida de otro mundo.
Decir que han pasado casi 300 años desde aquel Bach.
Decir que la película no ensaya el formato biográfico, que elige un modo narrativo no lineal, que elude el canon usual: la historia va y viene con seres y episodios de por allá y de por acá.
¿Decir finalmente que el hilo conductor yace en la maravillosa música de Bach?
Decires más decires menos, bien podríamos cernir el comentario aquí. Insistir con la Belleza y, simplemente, concluir.
Pero no, simplemente no queremos cerrar aquí así, las presentaciones de este ciclo de cine debate. Querríamos terminar abriendo otro plano, un último plano de reflexión.
¿Por qué este film para despedirnos? ¿por qué Bach? -¿por qué una música de los mil diablos cada vez que decimos adiós?- ¿por qué Bach, siendo que un eje fuerte en este Ciclo ha estado en el campo popular, y con más precisión este año en eso que llamamos «música popular»?
Claramente en una sociedad como la nuestra Bach no es popular. De nada vale urdir sofismas o piruetas demagógicas; decir, por ejemplo, estupideces del palo “Bach es de todos y es de nadie”, “Bach es patrimonio de la humanidad”. Pero esto no quiere decir que no podamos aspirar a ello; a que la música de este tipo esté verdaderamente al alcance de todos –y luego, verdaderamente, que cada uno vea… (Hablamos de formación, igualdad, libertad; condiciones de posibilidad. Lejos de cualquier asistencialismo cultural!)
Borges –justamente Borges- puede traer luz aquí: su gesto cosmopolita es una pista crucial, y es, también, un verdadero y feliz lugar común no sólo en la literatura argentina sino en nuestra cultura general. Pues bien, un Borges aun joven da temprana solución a la gastada pregunta sobre ‘cuál es la tradición argentina’: toda la cultura occidental –dice, y desliza además- sin sentirnos atados a ella.
Que el gesto borgiano no alcance es muy cierto. Pero de seguro no es un gesto más; es una flecha insoslayable, crucial.
Se ha hecho tarde y largo y crece, vasto, el fuera de campo. Hora de decir adiós. Dejemos simplemente, soplando en el viento, una otra pregunta, un otro gesto que interrogue en la raíz: por qué -una vez más por qué- algo como una música de un tal Bach sería importante, realmente importante para nosotros, contemporáneos que aun moramos, forjamos, soñamos pasado y presente, y futuro.
Los esperamos!

Viernes 18 de noviembre 21:00 hs.
Espacio Cultural Colegio de Psicólogos: Achaval Rodríguez 454
B° Güemes.
Coordina: Lic. Homero Bilbao.
Entrada Libre y Gratuita

evento-cine