Nota presentada por el CPPP el 8 enero 2015 a Salud Mental de la Pcia en continuidad de la defensa de las Colegas

Al Sr. Director de la

Dirección de Salud Mental

Dr. Osvaldo Navarro

 

                                               Nos dirigimos a Ud. en representación de la Junta Ejecutiva  del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba, a los fines de responder a vuestra propuesta de constituir una Mesa de Diálogo, como espacio en el cual trabajar en la búsqueda de una solución al conflicto planteado como consecuencia del traslado de las licenciadas Cecilia Berra y Jacinta Burijovich, quienes recibieron la instrucción de desempeñarse en sendos centros asistenciales en los barrios Pueyrredón y Maldonado, en lugar de hacerlo en el Hospital Neuropsiquiátrico en el que prestaban servicio.

 

                                               Con el cometido precedentemente indicado le comunicamos que la entidad que representamos sostiene, porque es propia, la posición asumida por la asamblea  de trabajadores del Hospital Neuropsiquiátrico, entre los cuales están las psicólogas trasladadas, de disposición al diálogo como lo propone, siempre y cuando de modo previo y sin condicionamiento alguno, se dejen  sin efecto los traslados de lugar de trabajo dispuestos, retrotrayendo así la situación al momento anterior al conflicto que a través del diálogo se intenta resolver.

 

                                               En la convicción de defender así los derechos de las trabajadoras y trabajadores en general,  y en nuestro caso y en particular, de las matriculadas y matriculados de la institución que representamos y, valorando el diálogo como actitud para lograr una convivencia democrática, le hacemos saber como respuesta a su propuesta, que el Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba considera imperioso que se deje sin efecto los traslados de lugar de trabajo de las licenciadas Cecilia Berra y Jacinta Burijovich, los cuales por legalmente infundados importan un acto arbitrario, en consecuencia irregular y así inadmisible, que por sí sólo atenta contra toda posibilidad de diálogo.

 

                                               Sin otro particular Atte.          

 

Screenshot_5