En el Día Internacional de los Derechos Humanos, celebramos también los 30 Años de Democracia en la Argentina

“Todos los Derechos Humanos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí. La comunidad internacional debe tratar los derechos humanos de forma global y de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dándoles a todos el mismo peso. Debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales” (Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Viena en 1993).

 

30 años de democracia

En etapa de posguerra muchos países confluyeron en la necesidad de darle cuerpo normativo, de declaración universal a muchas aspiraciones de países que habían sufrido guerras, invasiones, dictaduras y que era necesario un plexo normativo que permita exigir. En esta etapa de posguerra y ya constituida la Asamblea General de las Naciones Unidas, un  de diciembre de 1948, se aprueba la “Declaración Universal de Derechos Humanos”.

En ella se reconocen derechos básicos que deberán servir de plafón para otras reivindicaciones. Derechos como la libertad, la justicia y la paz serían los puntales en muchas reformas constitucionales de los países miembros y en futuras declaraciones de la ONU, y en América de la OEA.

En el Día Internacional de los Derechos Humanos, celebramos también los 30 Años de Democracia en la Argentina.

El Estado es quien garantiza y promueve el ejercicio de los derechos humanos. Es su  principal responsable para adoptar medidas acordes para lograr el ejercicio real y efectivo de los mismos para todo aquel habitante del suelo Argentino. Es por tanto una obligación inalienable del Estado Argentino, y de los provinciales también, observar el pleno goce de los mismos y el acceso igualitario a la justicia de todo ciudadano.

Pero es responsabilidad individual defender no sólo nuestro ejercicio individual de los derechos, sino también las obligaciones y mucho más cuidar celosamente lo que en estos 30 años hemos conseguido como sociedad…

Los acontecimientos sucedidos en Córdoba, y el efecto domino en otras provincias, ponen de manifiesto que aun falta fortalecer nuestra Democracia.