La matricula legitima el ejercicio profesional y formaliza su compromiso de responsabilidad ante la sociedad