Ante la grave situación acaecida en Córdoba, el Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba manifiesta.

Ante la grave situación acaecida en Córdoba, llama a la sociedad en su conjunto a reflexionar sobre las respuestas de los distintos sectores frente a lo que comenzó como un reclamo laboral de una fuerza de seguridad que continuó en los hechos por todos conocidos.

Proponemos problematizar, reflexionar y profundizar la sobrevaloración de la posesión material por sobre el respeto y la solidaridad frente al otro, los otros, las instituciones, el prójimo; valores que como sociedad nos ha costado mucho reconstruir luego de una dictadura cívico-militar sangrienta y con una década de políticas de corte neo-liberal, como fueron los noventa, donde la tenencia o la apariencia de la tenencia era un valor supremo.

Las reacciones espontáneas y organizadas por intentar tener y otros de conservar, ambas a cualquier costo, han puesto en evidencia la ruptura de todo lazo social y la presencia de las más despiadadas pasiones. Estos actos han deteriorado también contratos político-sociales en algunos casos muy afianzados y en otros más endebles.

Es tan dañino robar, saquear, destruir como querer matar o devastar al otro. De un lado “hacerse el choro” y del otro “habría q matar a los negros “, ambos discursos rompen toda sociedad plural y democrática.

Si sumamos a esto la inoperancia de los poderes públicos para resolver conflictos o para prevenir un estallido social, las condiciones de producción de sentido de estos discursos autoritarios tiene su correlato directo en acciones violentas.
Es responsabilidad del gobierno sostener siempre canales de comunicación y negociación aceitados, no sólo para el quehacer cotidiano sino ante situaciones de posibles desbordes.
Pero también es responsabilidad nuestra, de la comunidad en su conjunto, buscar canales de convivencia y de respeto hacia el otro, diferente o par.

De no ser así necesitaremos las calles atestadas de agentes de control y ante cualquier problema estallidos.
Una sociedad equitativa, participativa, solidaria, inclusiva y democrática se sostiene sin la necesaria militarización de su cotidianeidad.

JUNTA EJECUTIVA