Reclamo legal al Gobierno de la Provincia

Presentamos el RECLAMO LEGAL contra el Gobierno de la Provincia de Córdoba, por la no reglamentación, ni la implementación de la Ley de Salud Mental 9848, y el estado desmantelamiento en que se encuentra el sistema de salud mental.
Texto del reclamo:

INSTAN REGLAMENTACIÓN DE LA LEY 9848

Sr. Gobernador
de la Provincia de Córdoba
Dr. José Manuel De la Sota
S ___________ / ___________ D

COLEGIO DE PSICÓLOGOS DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, con domicilio en calle Ovidio Lagos Nº 163 de esta ciudad, representado en este acto por su Presidenta Lic. Angélica Dávila, nos dirigimos a Ud. en relación al asunto de referencia, con la siguiente finalidad:

1. OBJETO. INSTAN URGENTE REGLAMENTACIÓN DE LA LEY DE SALUD MENTAL Nº 9848. En nombre y representación de nuestros matriculados y procurando la protección de la salud mental de toda la población, venimos por medio de la presente a solicitar que, de manera urgente, el Sr. Gobernador proceda a la reglamentación de la Ley Nº 9848, cumpliendo para ello con las previsiones que la misma ley establece.

La sanción de la ley de Salud Mental Nº 9848 de Octubre de 2012 significó un gran avance en la atención integral de los problemas de salud mental, cuyos presupuestos fueron debidamente expuestos en la Legislatura, ya sean en el trabajo en Comisión como en el debate en el Plenario, por lo que los damos por reproducidos en honor a la brevedad.

Las situaciones fácticas disvaliosas que se intentaron evitar o solucionar, el abordaje legal de la problemática de la salud mental desde un nuevo paradigma, la protección integral de los derechos humanos y, en general, el progreso buscado a partir de la sanción de esa ley, ha quedado trunco en razón de la falta de Reglamentación de la misma.

En efecto, conforme lo manifestaremos a lo largo del presente escrito, la falta de Reglamentación conspira contra los objetivos mismos de la ley, tornando a la misma en letra muerta, lo que resulta inaceptable atento los valores en juego. Dicha situación tiene a la población como damnificada directa y, muchas veces, coloca a los profesionales de la salud mental al borde de situaciones de ilegalidad.

Desde el Colegio de Psicólogos de Córdoba hemos desarrollado un sinnúmero de gestiones con el objetivo de concientizar a nuestros matriculados, pacientes y sociedad en general respecto de la importancia de garantizar los servicios de salud mental, desde un enfoque progresivo y tuitivo de la población.

La ley 9848, perfectible por su puesto, es el resultado de años de trabajo y la cristalización de un nuevo enfoque en la mirada que el Estado y la Sociedad tienen del tema de la salud mental. Dicha norma fue sancionada el 20 de Octubre del 2010 y publicada en el Boletín oficial el 5 de Noviembre del mismo año, esta última es la fecha de su entrada en vigencia. El artículo 53 de la ley otorgó al Poder Ejecutivo un plazo de 90 días a partir de su entrada en vigencia para reglamentarla. El plazo para reglamentar ha vencido largamente, sin que existan fundamentos o hechos que justifiquen dicha dilación. Si atendemos la necesidad imperiosa de que el sistema de salud mental en su conjunto empiece a garantizar a los ciudadanos el pleno ejercicio de sus derechos es imperioso que el Sr. Gobernador proceda a reglamentar la ley y, a tal efecto, deberá convocarse previamente al Consejo Consultivo para la salud mental, conforme lo establece la misma norma.

Corresponde advertir al Sr. Gobernador los perjuicios que acarrea la falta de reglamentación de la ley. Haremos un repaso de la situación en los diferentes niveles del sistema de salud mental:

Los equipos de salud mental comunitarios están diezmados.

Casi ningún centro cuenta con atención interdisciplinaria (Trabajador social, Psicólogo y Psiquiatra).

En varios centros se trabaja con poblaciones urbano-marginales, con problemáticas de violencia familiar, abuso infantil, policonsumo de sustancias, adicciones, alcoholismo, embarazo adolescente; donde los profesionales receptan demandas complejas sin contar con un PLAN SISTEMÁTICO y CONTINUO DE atención, con un sistema de articulación y derivación, de modo que las acciones no sean aisladas, y, en consecuencia, no efectivas.

Estos equipos de salud trabajan en condiciones laborales precarias y de riesgo. Esta situación es la de la mayoría de equipos de atención comunitarios. A ello se agregan los equipos de los Centro de Atención Periférica, que se crearon en las Ciudades-barrios, densamente poblados, y con alta prevalencia de las problemáticas antes mencionadas. En estos equipos los psicólogos trabajan incansablemente, a veces con el apoyo de Trabajadores Sociales y Médicos generalistas (no psiquiatras). Muchos de esos psicólogos trabajan en más de un centro.

Casi todos estos profesionales sufren una situación de precariedad laboral, a pesar de que rindieron y ganaron el concurso del año 2009.

De manera tal que la población no recibe una atención de calidad, completa e integral. Con la situación antes descripta, se comprende que las acciones de promoción y prevención sean escasas o nulas, y se limitan a acciones aisladas, que no resuelven problemáticas de fondo, y que desgastan al equipo.

Saturados los equipos comunitarios, la población acude a los Hospitales Generales, donde encontramos equipos interdisciplinarios; pero la infraestructura en general es calamitosa y las condiciones de trabajo son infrahumanas.

En los Hospitales Generales la atención se concentra en Consultorio Externo y en el internado mediante Interconsulta. No cuentan con un plantel como para garantizar cobertura de guardia de 24 hs, por lo que las internaciones de problemas de salud mental no pueden realizarse allí, y en caso de requerir internación se deriva a la institución monovalente. En algunos casos se implementa un sistema de guardia pasiva, pero con un desgaste extra para el equipo, y en un abordaje individual, no interdisciplinario.

Los equipos insisten que no están dadas las condiciones para contar con “camas psiquiátricas”, por falta de recurso humano necesario y por falta, también, de todo un trabajo institucional y social que aborde integralmente la problemática.

Los Residentes de salud mental se encuentran hoy sin una estructura, ni cuentan con un programa que los contenga. Los colegas que empiezan su carrera quedan librados a su propia iniciativa y a su vocación de aprender, pese al apoyo que desde el Colegio se les brinda que para esto, no es suficiente. Es decir, pese a la atención del Colegio, la realidad es que están “sueltos”, a la deriva en su formación profesional en el ámbito del trabajo en el Estado.

En este punto, aparece graficado lo que bien podría llamarse el “embudo” psiquiátrico donde el IPAD (Instituto Provincial de Alcoholismo y Drogadicción) y el Neuropsiquiatrico terminan recibiendo la problemática que fue desbordando al sistema. Pero en esta problemática interviene un actor fundamental, el sistema judicial, y entonces hay que incluir al Centro Psico Asistencial, donde se realizan las internaciones judiciales de pacientes hombres con custodia policial. Cuando el juez ordena el levantamiento de la medida de seguridad (la custodia policial), el paciente es derivado al IPAD o al Neuropsiquiatrico.

Cabe aclarar que en los últimos años el porcentaje de internaciones judiciales aumento de manera alarmante, tanto de juzgados civiles como de penales. Esto implica que haya una importante cantidad de pacientes internados en el Hospital ,que se encuentran estabilizados en la problemática que motivo la internación, pero que no tienen el alta de tribunales, el alta judicial y permanecen internados durante meses, contra todo lo que establece la Ley y los principios que reconoce.

Se comprenderá que el sistema termina desbordando los monovalentes y el Hospital Neuropsiquiatrico termina haciendo crisis, saturado, superpoblado, con pacientes internados en los pasillos, con colchones en el piso, etc.

Pero además, se agrega el problema de que en un determinado dispositivo de abordaje no se puede responder adecuadamente a las necesidades de diversas problemáticas. Hay que diversificar las modalidades de abordaje, tal como reza la nueva ley. No se puede asistir, en un mismo dispositivo a la población propia del psiquiátrico (las problemáticas del campo de las psicosis, los trastornos afectivos bipolares y las problemáticas duales), junto a pacientes con debilidad a pacientes menores, así como gerontes con otros padecimientos, internados en el Neuro SOLO, por que no cuentan con un lugar protegido para vivir, es decir pensionado, residencia geriátrica etc. No se puede, obligar a esta población, a compartir una internación con personas con trastornos en los impulsos.

Este Gobernador conoce acabadamente la situación lamentable de la infraestructura de los lugares para la atención de la salud mental. A través de este informe, le hacemos saber que el sistema mismo está colapsado, que los equipos humanos están desbordados y sin otro apoyo que el de los Colegios Profesionales. Todo ello pulveriza el rol de los profesionales de la salud mental en la sociedad y el rol del Estado en esta cuestión.

Desde el Colegio de Psicólogos de Córdoba entendemos que la sanción de ley fue el puntapié inicial para que el sistema se fortalezca y pueda reconocerle al ciudadano los derechos que le asisten. Por ello, entendemos imprescindible que, en forma urgente, se proceda a la reglamentación de la norma referida, previo el llamado al Consejo Consultivo.

2. FORMULAN RESERVAS. Para el hipotético y negado caso de que el Sr. Gobernador no cumpla con su obligación de reglamentar la ley, formulamos expresa reserva de acudir a la Justicia por la vía correspondiente. Ello es así atento a los valores y derechos vulnerados que se encuentran en juego, los cuales han sido referidos a lo largo de este escrito.

Por todo ello, solicitamos al Sr. Gobernador proceda, inmediatamente, a la reglamentación de la ley 9848.

Sin otro particular, aprovechamos la ocasión para saludarlo respetuosamente.
Mgter. Angélica Dávila – MP 215

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.